Vai al contenuto

FONTE altrogiornale.org

Noam Chomsky, professore emerito al Massachusetts Institute of Technology, ha elaborato una lista delle 10 regole del controllo sociale, ovvero, strategie utilizzate per la manipolazione del pubblico attraverso i mass media.

1) La strategia della distrazione.

L’elemento primordiale del controllo sociale è la strategia della distrazione, che consiste nel deviare l’attenzione del pubblico da problemi importanti e dai cambiamenti decisi dalle élites politiche ed economiche, attraverso la tecnica del diluvio o inondazione di continue distrazioni e informazioni insignificanti.

La strategia della distrazione è anche indispensabile per impedire al pubblico di interessarsi alle conoscenze essenziali nell’area della scienza, l’economia, la psicologia, la neurobiologia e la cibernetica.

Mantenere l’attenzione del pubblico deviata dai veri problemi sociali imprigionata da temi senza vera importanza.

Mantenere il pubblico occupato, occupato, occupato, senza nessun tempo per pensare di ritorno alla fattoria come gli altri animali.

2) Creare problemi e poi offrire le soluzioni.

Questo metodo è anche chiamato: Problema > Reazione > Soluzione.

Si crea un problema, una situazione prevista per causare una certa reazione da parte del pubblico, con lo scopo che sia questo il mandante delle misure che si desiderano far accettare.

Ad esempio: lasciare che si dilaghi o si intensifichi una violenza urbana, organizzare attentati sanguinosi, con lo scopo che il pubblico sia che richieda le leggi di sicurezza e le politiche a discapito della libertà.

3) La strategia della gradualità.

Per far accettare una misura inaccettabile basta applicarla gradualmente, al contagocce, per anni consecutivi.

E’ in questo modo che condizioni socio-economiche radicalmente nuove, neo-liberalismo, furono imposte durante il decennio degli anni ’80 e ’90.

4) La strategia del differire.

Un altro modo per far accettare una decisione impopolare è quella di presentarla come dolorosa e necessaria, ottenendo l’applicazione pubblica nel momento, per un’applicazione futura.

E’ più facile accettare un sacrificio futuro che un sacrificio immediato: primo, perchè lo sforzo non è quello impiegato immediatamente, secondo, perchè il pubblico, la massa, ha sempre la tendenza di sperare ingenuamente che tutto domani andrà meglio e che il sacrificio richiesto potrebbe essere evitato.

Questo da più tempo al pubblico per abituarsi all’idea del cambiamento e di accettarlo rassegnato quando arriva il momento.

5) Rivolgersi al pubblico come ai bambini.

La maggior parte della pubblicità diretta al gran pubblico usa discorsi, argomenti, personaggi e un’intonazione particolarmente infantile, molte volte vicino alla debolezza, come se lo spettatore fosse una creatura di pochi anni o un deficiente mentale.

Quando più si cerca di ingannare lo spettatore, più si tenta ad usare un tono infantile.

Perchè?

Se qualcuno si rivolge a una persona come se avesse dodici anni o meno, allora, in base alla suggestionabilità, lei tenderà con una certa probabilità ad una risposta o reazione come quella di una persona di dodici anni o meno.

6) Usare l’aspetto emotivo molto più della riflessione.

Sfruttare l’emozione è una tecnica classica per provocare un corto circuito su un’analisi razionale.

Inoltre, l’uso del registro emotivo, permette di aprire la porta di accesso all’inconscio, per impiantare o iniettare idee, desideri, paure e timori.

7) Mantenere il pubblico nell’ignoranza e nella mediocrità.

Far si che il pubblico sia incapace di comprendere le tecnologie ed i metodi usati per il suo controllo e la sua schiavitù.

La qualità dell’educazione data alle classi sociali inferiori deve essere la più povera e mediocre possibile.

8) Stimolare il pubblico ad essere compiacente con la mediocrità.

Spingere il pubblico a ritenere che è di moda essere stupidi, volgari e ignoranti.

9) Rafforzare l’auto-colpevolezza.

Far credere all’individuo che è soltanto lui il colpevole della sua disgrazia.

Così, invece di ribellarsi contro il sistema economico, l’individuo si auto-svaluta e s’incolpa, cosa che crea a sua volta uno stato depressivo, uno dei cui effetti è l’inibizione della sua azione.

E senza azione non c’è rivoluzione.

10) Conoscere gli individui meglio di quanto loro stessi si conoscano.

Negli anni ’50 i rapidi progressi della scienza hanno generato un divario crescente tra le conoscenze del pubblico e quelle possedute e utilizzate dalle élites dominanti.

Grazie alla biologia, la neurobiologia, e la psicologia applicata, il sistema ha goduto di una conoscenza avanzata dell’essere umano, sia della sua forma fisica che psichica.

Il sistema è riuscito a conoscere meglio l’individuo comune di quanto egli stesso si conosca. Questo significa che, nella maggior parte dei casi, il sistema esercita un controllo maggiore ed un gran potere sugli individui, maggiore di quello che lo stesso individuo esercita su sé stesso

por Mathilde Dorcadie

 

En agosto, la ciudad de Río de Janeiro deberá recibir un millón de visitantes para uno de los acontecimientos de mayor interés mediático del año 2016. La policía y las fuerzas armadas tendrán que responder al doble reto de proteger la seguridad de los turistas y de las delegaciones deportivas, al mismo tiempo que garantizan los derechos de la población local.

No obstante, la política pro seguridad adoptada y las cifras de la violencia policial de los últimos años hacen que tanto las organizaciones no gubernamentales como los observadores pongan en duda el comportamiento ejemplar de las futuras operaciones policiales durante la celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

<p>La policía de Río, a menudo acusada de graves violaciones de los derechos humanos, preparada para garantizar la seguridad pública durante los Juegos Olímpicos de este verano.</p>
La policía de Río, a menudo acusada de graves violaciones de los derechos humanos, preparada para garantizar la seguridad pública durante los Juegos Olímpicos de este verano.(Mathilde Dorcadie)

Durante todo el período de competiciones, no menos de 85.000 representantes de las fuerzas del orden estarán sobre el terreno para garantizar la seguridad en Río de Janeiro: la policía civil, la policía militar, soldados de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública (unidad especial del Ministerio de Justicia), tropas del Ejército, pero también brigadas de seguridad financiadas por el sector privado (por ejemplo, la operación “Seguridad Presente”, creada en colaboración con una asociación de comerciantes); cuenta, además de vehículos blindados de última generación, con equipos caninos, robots anti-bombas y dispositivos aéreos no tripulados mejor conocidos como “drones”.

Todo este dispositivo será coordinado por la Secretaría brasileña de Seguridad para Grandes Eventos Secretaria Extraordinária de Segurança para Grandes Eventos (SESGE), una entidad creada específicamente dentro del Ministerio de Justicia, que en Brasil recubre parcialmente las competencias del Ministerio del Interior.

Para el profesor e investigador en políticas de seguridad pública, Antônio Falvio Testa, de la Universidad de Brasilia, Brasil está preparado para recibir el evento deportivo en lo que concierne a la seguridad. “Todo debería transcurrir sin problemas, como ha transcurrido sin incidentes en la Copa Mundial, la Copa de las Confederaciones, las Jornadas Mundiales de la Juventud…”, comenta a Equal Times.

“El problema no es tanto la cuestión del terrorismo procedente del exterior, sino la amenaza interna de las organizaciones criminales”.

De hecho, desde la adjudicación de los Juegos a la ciudad de Río de Janeiro en 2009, se discutió el tema de la seguridad pública entre los organizadores, las autoridades y el Comité Olímpico. Brasil es un país en el que las estadísticas de la violencia armada y las tasas de homicidio se sitúan entre las más altas del mundo, salvo en los conflictos militares.

En el año 2014 se registraron casi 60.000 homicidios, según el Atlas de la violencia publicado por el Foro brasileño de seguridad pública. Pese a los esfuerzos de los últimos años, las estadísticas en materia de delincuencia y violencia no son mejores y, según el Instituto de Seguridad Pública (ISP, organismo gubernamental), las cifras han sido aún superiores en Río de Janeiro para los primeros meses de 2016 en lo que se refiere a robos y asaltos a mano armada.

 

“Limpieza social”

Entre los homicidios, las organizaciones de derechos humanos denuncian los perpetrados por las fuerzas de policía, en circunstancias que no siempre son legítimas ni adecuadamente esclarecidas.

Para la oficina local de Amnistía Internacional, las operaciones de seguridad destinadas a reducir la criminalidad y a pacificar las favelas ante la perceptiva de acoger eventos como la Copa Mundial o los Juegos Olímpicos, tienen lugar en detrimento de la población local. En siete años de preparación, “han sido asesinadas por la policía 2.500 personas, solamente en la ciudad de Río de Janeiro, y han sido muy contados los casos en los que se ha obtenido justicia”, denunció Atila Roque, director ejecutivo de Amnistía Brasil, en la presentación del último informe publicado por este ONG.

Peor aún, se han señalado varios casos de “ejecuciones extrajudiciales”, es decir, homicidios en situaciones en donde las víctimas no estaban armadas ni opusieron resistencia.

En el curso de la última década, según la ONG, muere cada día una media de casi dos personas a manos de los representantes de las fuerzas del orden.

Además de los homicidios, los defensores de los derechos humanos denuncian también la detención irregular de personas sin hogar, de jóvenes negros y pobres que se encuentran en la playa, así como los desalojos forzados brutales y controvertidos, lo que ha llevado a organizaciones como la ONU a hablar de“limpieza social” de la ciudad, subrayando especialmente el alarmante número de casos que involucra a menores.

Para la abogada Karina Quintanilha, que defiende en Sao Paulo a víctimas de la violencia policial, existe “una voluntad de generar un clima de miedo, ante la proximidad del evento, entre aquellos a los que las autoridades consideran como ‘enemigos’ del orden público”. Recientemente llevó los casos de violencia contra estudiantes de enseñanza secundaria ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Washington.

“Se constata un endurecimiento de la represión desde las grandes manifestaciones de junio de 2013, tanto de parte de la policía como del poder político y judicial”.

Alexandre de Moraes, el nuevo ministro de Justicia, nombrado en el Gobierno interino en mayo tras la marginación de Dilma Rousseff, es el representante de esta línea dura. “Como secretario de Seguridad Pública del Estado de San Pablo, su cargo anterior, hizo grandes inversiones en equipo antidisturbios, desarrolló nuevas tácticas de mantenimiento del orden y apoyó la creciente criminalización de todo acto cometido por manifestantes”, señala Karina Quintanilha.

“Es un poco como si el Estado de San Pablo hubiera sido su laboratorio. Y no sabemos lo que es capaz de hacer a escala nacional”.

El Gobierno interino está en funciones por un período aún indefinido. Pero lo que es seguro es que las leyes pro seguridad, promulgadas por la presidenta Rousseff, se encontrarán en vigor en el momento de los Juegos Olímpicos, lo que inquieta a activistas y manifestantes.

Por ejemplo, la ley antiterrorista, aprobada en marzo, tiene especialmente preocupada a la organización Artigo 19, que lucha por el respeto de la libertad de expresión, de opinión y de manifestación.

Camila Marques, abogada dentro de esta organización, explica que “esta ley es peligrosa porque es vaga y deja demasiado margen a la interpretación de los jueces. Fue aprobada de forma extremadamente rápida sin debate público”.

Algunas acciones militantes, por ejemplo, para denunciar los abusos en la preparación de los Juegos ahora pueden tener cabida en el ámbito de esta ley, socavando así la libertad de opinión.

Por otra parte, una ley especial hecha a petición del Comité Olímpico Internacional, la Ley general de los Juegos Olímpicos, también restringirá el derecho a circular y a manifestar en algunos lugares y prevé penas de hasta un año de prisión para aquellos que utilicen o desvíen la “marca olímpica” a efectos críticos.

A juicio de Camila Marques, “lamentablemente, los grandes acontecimientos deportivos siempre han tenido dificultades para respetar los derechos humanos, y Brasil no es la excepción”.

FONTE EQUALTIMES.ORG

Este artículo ha sido traducido del francés.